top of page

Quién era Navalny, el opositor ruso que fue envenenado y murió tras las rejas

El abogado y bloguero murió en una remota colonia penitenciaria del Ártico ruso, a la que llegó tras años de denuncias contra el Kremlin y tras sufrir un envenenamiento atribuido a los servicios de inteligencia.

El abogado, bloguero y opositor ruso Alexey Navalny murió en una remota colonia penitenciaria del Ártico / Foto: AFP.


El abogado, bloguero y opositor ruso Alexey Navalny murió este viernes en una remota colonia penitenciaria del Ártico ruso a la que llegó tras años de denuncias contra el Kremlin por corrupción y represión y tras sufrir un envenenamiento que Occidente atribuye a los servicios de inteligencia rusos.


Navalny, en prisión desde enero de 2021 por no haber asistido a los controles de su libertad condicional mientras se encontraba en Alemania recuperándose de un envenenamiento con el agente nervioso Novichok, fue condenado nuevamente en agosto de 2023 a 19 años de prisión por extremismo.


En las últimas audiencias en las que participó, al opositor de 47 años se lo vio desmejorado, como prueba de las denuncias que hizo a lo largo de los años en los que estuvo recluido, en los que acusó a las autoridades de torturas mediante privación del sueño.


Navalny quedó físicamente marcado por el envenenamiento que sufrió en 2020, una huelga de hambre y las repetidas estancias en aislamiento.


Desde la cárcel siguió apuntando contra el presidente Vladimir Putin, a quien señaló por "la guerra más estúpida y sin sentido del siglo XXI", en referencia a la invasión rusa a Ucrania.


Un país luminoso


En las audiencias virtuales, el opositor siempre trataba de mostrarse optimista: "Sé que las tinieblas desaparecerán, que ganaremos, que Rusia se convertirá en un país pacífico, luminoso y feliz", expresó en junio de 2023, tal como recordó la agencia de noticias AFP.


A lo largo de 12 años, Navalny, que durante un tiempo fue muy próximo al nacionalismo, se consolidó como el detractor número uno de Putin y de su "partido de ladrones y estafadores", como solía describirlo.


Primero se dio a conocer ayudando a organizar grandes manifestaciones opositoras, en 2011 y 2012, que finalmente fueron reprimidas. En 2013, quedó segundo en las elecciones municipales de Moscú, un logro que impulsó su visibilidad.


Acosado por las autoridades e ignorado por los medios de comunicación oficiales, construyó en los años 2010 una notoriedad en Internet y en las redes, gracias a la difusión de investigaciones en video virales que denunciaban la corrupción del poder ruso. Por su parte, Putin se negaba a pronunciar su nombre.


Navalny consiguió afianzar una base entre la juventud rusa, urbana y conectada, pero su popularidad a escala nacional y entre generaciones permaneció muy limitada.



Comments


bottom of page