Peritos habían calificado de "psicópata perverso" al convicto de Devoto que negocia con autoridades

Las conversaciones se mantienen luego de hacer un motín por casi 9 horas. El negociador era el jefe de la banda de los "nenes bien" que operaba en el conurbano.


Se trata de Guillermo Antonio Álvarez, más conocido como "El Concheto", fue el jefe de la banda de “los nenes bien” que operaba en la zona norte del conurbano.



En 1998 fue condenado a 25 años de cárcel y salió libre en 2015. Sin embargo, fue detenido nuevamente por una salidera poco tiempo después.


Su historia


Álvarez reclutaba “soldados” en la villa La Cava de San Isidro, aunque él vivía en Acassuso. Su banda delictiva cometió un sangriento raíd delictivo en julio de 1996 cuando asesinaron a el hijo de un ex ministro, una joven estudiante y un comisario.


Fue detenido un mes más tarde y condenado en 1998 a prisión perpetua. Una vez instalado en la cárcel de Caseros mató con una faca a un compañero de pabellón.


Fue liberado en 2015 por los jueces de la Cámara de Casación Penal, Ángela Ledesma y Alejandro Slokar. Pero volvió a ser detenido cuando robó una mochila con 67.000 pesos a un hombre a la salida de una financiera en el centro porteño.


Álvarez admiraba a Carlos Eduardo Robledo Puch, el “ángel de la muerte” que, entre 1971 y 1972, asesinó a 11 personas mientras dormían o por la espalda. Es más, los investigadores descubrieron recortes de diario con las notas de los crímenes de Puch en un cajón de su habitación.


Las pericias psicológicas confirmaron que Álvarez robaba para sentirse poderoso y con energía para vivir. Es decir, por placer. En la clasificación, los peritos lo trataron de "narcisista, y un psicópata perverso".


Su padre era propietario de dos cines y de un local comercial.


El blanco preferido eran los locales de comida de buen nivel. Robaron la heladería Chungo, el Café de los Incas, La Parolaccia, Camerún, Harry Ciprian y La Biela.


El 28 de julio de 1996, ingresó con la banda armada al bar Company y les exigieron a todos los clientes que entregaran los objetos de valor. El subinspector de la Federal, Fernando Aguirre, estaba ahí de franco y tras dar la voz de alto fue rematado al igual que Andrea Carballido, una joven que festejaba su cumpleaños.


Seis horas antes del mismo día, le habían robado a Bernardo Loitegui su Mercedes Benz y pese a no oponer resistencia, lo asesinaron de dos balazos delante de su hija.


Álvarez nunca llegó a cometer grandes asaltos que resultaran afamados y quedó lejos de convertirse en una leyenda del crimen como sucedió con Puch.


Robo porque me gusta, no por necesidad. El delito me atrae, me seduce, es como enamorarse. O tener la mujer más linda”, dijo cuando lo detuvieron.

“El Concheto” fue uno de los cuatro presos que firmó la tregua con los representantes del Ministerio de Justicia de la Nación y del Servicio Penitenciario para frenar el motín y así contemplar sus reclamos.


Entre los pedidos está la liberación de presos debido a la sobrepoblación carcelaria y la detección de dos casos de coronavirus dentro del pabellón. Un combo que entienden, mortal.

WhatsApp Image 2020-07-31 at 17.00.38 (1
Paga tus impuestos
atencionComunidad 300x300pix eleditorial

Tiempos del Sur. Todos los derechos reservados.

Tiempos del Sur es una marca registrada en el DNDA.

Noticias más relevantes de la Provincia de Buenos Aires.

Contacto: TiemposDelSurContacto@gmail.com