Madrid anuncia la creación de una "Oficina del Español" y estallan las redes

Los usuarios ponen en duda que tenga alguna utilidad y la calificaron irónicamente de "currito" o "chiringuito"


El Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por la conservadora Isabel Díaz Ayuso, anunció este miércoles que va a crear una Oficina del Español con la finalidad de convertir a Madrid en la capital europea de ese idioma. La propuesta fue recibida por las redes sociales entre risas, poniendo en duda que tenga alguna utilidad.



Además, criticaron la iniciativa reiteradamente de "chiringuito", que es el término que los partidos conservadores estuvieron usando en los últimos tiempos para referirse a organismos que, según ellos, solo sirven para colocar laboralmente a personas afines y que generalmente se ocupan de asuntos relacionados con la atención a las mujeres, los inmigrantes u otros colectivos vulnerables.



El organismo de nueva creación dependerá de la Concejalía de Cultura, Turismo y Deporte y tendrá entre sus fines la promoción de la Comunidad de Madrid como capital europea del español, la interlocución con instituciones para promover oportunidades económicas en torno al idioma y la colaboración dentro del ámbito regional con otras entidades que trabajen por el impulso del español.



Los usuarios de las redes se han centrado en su objetivo principal de convertir a Madrid también en capital europea del español, destacando muchos de ellos la dura competencia en este campo con otras ciudades del continente.



Además de su acuciante necesidad, se ha resaltado mucho otra cuestión. El nuevo ente público estará dirigido por Toni Cantó. Cantó fue diputado por el partido Ciudadanos en la Asamblea de la Comunidad Valenciana hasta marzo de 2021, cuando abandonó su cargo y su formación para integrarse en las listas del Partido Popular para las elecciones anticipadas que Isabel Díaz Ayuso convocó en la Comunidad de Madrid.



Lamentablemente, el político valenciano acabó fuera de las listas debido a que se comprobó que no se encontraba empadronado en Madrid en la fecha en que se cerró el censo electoral, requisito indispensable de acuerdo con la legislación madrileña. Ahora Cantó ha encontrado su sitio en la administración de Díaz Ayuso.