El mozo demoró en traer la comida y lo acribilló a balazos

El asesino gatilló contra el joven de 28 años y luego se dio a la fuga. Los paramédicos no pudieron salvarlos por la gravedad de las heridas.


El camarero fue asesinado a tiros por un cliente enojado que justificó el ataque debido a la demora en traerle la comida en un restaurante de la localidad francesa de Noisy-le-Grand, cerca de París.


"Se enojó porque no le prepararon el sándwich lo suficientemente rápido", declararon los testigos.


La víctima recibió un impacto de bala en el hombro y murió desangrado. El homicida se dio a la fuga apenas disparó y los oficiales continuan trabajando para atraparlo con su red de 180 cámaras.