El BCRA destacó que, pese a la pandemia, se redujo la inflación y se estimuló el crédito a privados

Así se desprende del balance anual que realizó la entidad monetaria.


El Banco Central informó hoy que, a pesar de las urgencias derivadas de la pandemia de coronavirus, este año se impulsaron medidas que permitieron disminuir la tasa de inflación, mantener el régimen de flotación de la moneda local y estimular la oferta de crédito al sector privado.


Así se desprende del balance anual que realizó la entidad monetaria, en el que analizó las consecuencias de la emergencia sanitaria en la evolución de la economía nacional e internacional.


"La política monetaria y cambiaria llevada adelante por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) permitió reducir la inflación, mantener la estabilidad financiera y cambiaria y cumplir con el financiamiento extraordinario al sector público y privado afectado por la caída de actividad derivada de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19", indicó el Banco Central a través de un comunicado.


En este sentido, destacó los avances "en la inclusión financiera de amplios sectores de la sociedad", y el desarrollo del "proyecto de Transferencias 3.0, que permitirá la modernización del sistema de pagos en el país".


El balance del Central señaló que la pandemia generó "un drástico deterioro en el escenario de la gestión y una severa corrección a los planes originales programados para lidiar con la herencia de dos años de crisis social, económica y cambiaria".


"En la emergencia, se debió implementar un esquema de asistencia extraordinaria al Estado Nacional y al sector privado. Eso requirió un nivel de emisión primaria y de potenciación del crédito de dimensiones inéditas", remarcó el BCRA en el comunicado.


Entre otros puntos, puso de relieve el "gran esfuerzo de esterilización destinado a absorber excesos de liquidez y las regulaciones cambiarias tendientes a minimizar los efectos colaterales de las políticas extraordinarias, permitiendo sostener la flotación administrada del tipo de cambio".


"La combinación de estos instrumentos permitió no sólo aminorar los efectos económicos de la pandemia, sino que se consiguió una reducción de la inflación cercana a los 20 puntos respecto a la de 2019", señaló la información.


En cuanto a las acciones tendientes a la armonización de tasas, indicó que se llevó adelante "una política de regulación de las tasas de interés activas y pasivas que debió contemplar las distintas etapas de la emergencia, llevándolas a niveles más bajos en la etapa más aguda y normalizándolas a posteriori".


En el transcurso del año, especialmente desde que el Gobierno Nacional dispuso el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, el crédito total al sector privado "creció 40% hasta alcanzar el récord de 2,679 billones de pesos".


"Este incremento de los préstamos se registró tanto para las empresas (+66%), hasta alcanzar $1,077 billones, como para los consumidores (+33%), cuyo monto alcanzó $1,386 millones", detalla el balance del Central.


Respecto de la expansión del crédito, se impulsaron "tasas subsidiadas de 24% para las empresas y de cero para monotributistas y autónomos, superando holgadamente las metas esperadas en ambas líneas", indicó el informe.


"La caída del costo del financiamiento fue generalizada: de tasas promedio de entre 60% y 68,8% al que se financiaban las empresas hace un año, cayó a un promedio de 32% a 38% en la actualidad. Las tasas de préstamos personales también registraron ese retroceso: de 72,3% de hace un año a 53% promedio actual", remarca la entidad.


Otro capítulo que se incluye en el balance es todo lo vinculado con la inclusión financiera, con la "apertura de cuentas para el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), la emisión de tarjetas de crédito del Plan Tasa Cero y el fomento al uso de dinero electrónico con el lanzamiento de Pago con Transferencia".


Además, en el marco de la política de reestructuración de la deuda nacional, el BCRA "asistió al Tesoro con U$S 4.300 millones de reservas internacionales de libre disponibilidad", a la vez que la gestión de las reservas internacionales incluyó la "suscripción de acuerdos de swap de monedas con el Banco Popular de China por una vigencia de tres años", según se indicó.