Dos nuevos testigos dieron escalofriantes testimonios: "Lo veo arrodillado tratando de defenderse"

Se dio a conocer la secuencia completa del hecho. Los relatos son barbáricos y estremecedores. Leé los nuevos testimonios.


El caso tiene nuevos detalles ya que se comprobaría la furia que tenía Máximo Thomsen al intentar terminar con la vida de Fernando Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell. Además, Sosa nunca intentó pelear, solo defenderse según estos relatos.


Se trata dos nuevos testimonios que apuntaron directamente contra el joven de 20 años hoy preso en el penal de Dolores por matar a golpes a Sosa.


Thomsen y Ciro Pertossi, están acusados de ser los autores materiales del crimen en un primer momento. "Qué cagada se mandaron", le dijo uno de los extras en las ruedas de reconocimiento. "Sí, sí", le respondió Thomsen.


Thomsen se negó a declarar y tampoco dio la clave de su iPhone que fue enviado a la Policía Federal para ser peritado.


Las nuevas pruebas


Estos dos nuevos testimonios, pertenecen a dos chicos que estuvieron presentes en el momento en el que asesinaban a Fernando Sosa y decidieron hablar ante la fiscal del caso, Verónica Zamboni.


Ellos señalan a la misma persona como la que se ensañó con Fernando y le pegó patadas hasta matarlo


ESTAS SON LAS NUEVAS DECLARACIONES


Testigo 1


"Había mucha gente en el lugar, mucho calor, casi no se podía respirar. Alrededor de las 4 de la mañana vimos una pelea, yo no lo vi tan claro porque estábamos lejos. Solo vi que eran hombres y que volaban piñas. En eso se acercó un patovica y sacó a un grupo de chicos (en alusión a Fernando y sus amigos). Luego los patovicas vuelven a sacar a otro grupo que son los que después vi afuera peleándose en frente a Le Brique, los agresores”.


Luego lo describió: "Era de contextura robusta. Pero no gordo sino de cuerpo trabajado. Tenía pelo corto, rapado a los costados y lacio arriba de color morocho. Tenía una camisa oscura con botones desprendidos y una bermuda clarita. Ese fue el que más me llamo la atención porque el personal de seguridad cuando lo sacan lo tenían agarrado con una llave del cuello y él se quería soltar, se resistía a salir. Hacía tanta fuerza que lo tuvieron que sacar entre dos o tres patovicas”.



“Estaba en la puerta charlando con un amigo cuando veo que en la vereda de enfrente del boliche había un Volkswagen Vento que se empieza a sacudir. Pongo mi atención ahí y veo piñas que vuelan. Yo estaba enfrente de donde estaba la supuesta pelea pero justo a la altura de donde cae Fernando, que es al lado de la trompa del auto que describí. Vi todo. Vi claramente cuando le pegaban”, añadió.


"Cuando Fernando estaba ya en el piso, los dos que estaban de espaldas se alejan. Quedan los dos que le pegaban de frente. Uno de ellos le daba patadas en el sector de las costillas. El otro, el de camisa abierta (Thomsen), queda al lado de la cabeza y le empieza a pegar puntinazos, es decir con la punta de la zapatilla. Fueron dos puntinazos del lado izquierdo de la cabeza. Le pegaron de muchas formas".


"Escuché que a Fernando le decían ‘negro de mierda’. Era obvio que se lo decían a él porque era el único de tez morena al que le estaban pegando”.


“Luego de que le pegan al amigo de Fernando que trata de asistirlo, veo que una señora que estaba del lado izquierdo de Le Brique, y un señor que estaba del lado derecho, reaccionan y el ataque frena por ellos. La mujer cruza desesperada diciendo que dejen de pegarle porque lo iban a matar. Ahí los agresores se empiezan a asustar porque la gente les empieza a gritar y se alejan. Precisamente se ubican en las mesas que están en la puerta del restaurante de la izquierda"


"Ahí vuelvo a escuchar al que para mí era el líder (Thomsen) que seguía gritando y arengando para que vayan a pelearse. No le gritaba a Fernando sino a todos: ‘Dale, cagones, vengan’. El resto del grupo estaba detrás de él. Si bien no decían nada, el lenguaje corporal era de querer seguir peleando. Estaban con los puños cerrados, el pecho inflado y un movimiento ascendente y descendente de sus brazos”.


"Me quedó la imagen de una persona débil por los golpes que recibía. En ningún momento pegó, solo trataba de defenderse. No agredía pero le seguían pegando. No fue una pelea, porque Fernando no dio pelea en ningún momento. Solo recibió golpes”.


Testigo 2


El segundo de los testigos presenció el asesinato: "Había uno que tenía remera clarita y pantalones largos oscuros. Era robusto pero no de gimnasio, más bien gordito. Tenía a los costados el pelo más corto y arriba ondulado".


"Había otro que me llamó la atención. Tenía un rodete en el pelo tipo samurai. Era flaquito y de altura media”, concluyó en posible referencia a Matías Benicelli.


"El de camisa oscura (Thomsen) le pegaba piñas y patadas solo a Fernando. Otro más alto le pegaba a un amigo de Fernando, no lo vi pegándole directamente a él. A este chico también le pegaba el del rodete y cada vez que se intentaba levantar le volvían a pegar", siguió mas tarde.


"Lo veo a Fernando arrodillado, tratando de defenderse con los brazos, él estaba imposibilitado de pegar, solo trataba de defenderse. La persona que más le pegaba era el que tenía la camisa oscura desprendida que describí más adelante. Este chico parecía el líder del grupo, era el que iba al frente y el que más pegaba”. El testigo vuelve a hacer alusión clara a Máximo Thomsen.


"También veo que le pega una segunda persona, que adentro yo no lo había visto. Llevaba una remera blanca y tenía el pelo corto con rulos. También tenía pantalón largo oscuro de contextura robusta pero más bien gordo. Este chico le pegó a Fernando patadas y piñas. Había dos más que estaban de espaldas a mí que también le pegaban. En ese momento Fernando cae al piso”, siguió


"Luego esta misma persona (Thomsen) flexiona sus rodillas y agarra a Fernando de los pelos, creo que con la mano izquierda. Después le pega dos o tres patadas más, creo que con la pierna derecha. Luego de eso lo suelta y arenga a seguir pegándole. Decía: ‘Dale, cagón, levantate’. Cuando Fernando estaba en el piso, el único que vi que le pegó en la cabeza fue el chico de camisa negra"


"Había otro del grupo de los agresores que no pegaba pero estaba deambulando por ahí. En un momento veo que otro chico, no sé si era amigo de Fernando porque no los conozco, que se quiere meter a ayudarlo. Cuando se acerca, el chico que merodeaba le pegó una piña en la cara, en el lado izquierdo. El chico retrocede y cruza para el lado que yo estaba”.

Tiempos del Sur es un diario bonaerense. Tiempos de Sur es elegir informarte.

Noticias locales de Quilmes, Berazategui, demás localidades de la Provincia de Buenos Aires e Internacionales.