Detuvieron al jefe de la Policía Federal en Mendoza por narcotráfico

La investigación se profundizó luego de una serie de allanamientos que la Policía de lucha contra el narcotráfico desarrolló el 6 de julio en un grupo de joyerías con la razón social Stefano Cannella y bares que, en realidad, funcionaban como pantallas.


Según informó crónica web, efectivos de la Policía contra el Narcotráfico detuvieron en su vivienda a el jefe de la delegación Mendoza, Dino Rossignoli. El operativo se realizó esta mañana y es por estar sospechado de cobro de coimas para permitir la actividad ilegal de cambio de divisas en una serie de cuevas del microcentro.


La investigación se profundizó luego de una serie de allanamientos que la Policía de lucha contra el narcotráfico desarrolló el 6 de julio en un grupo de joyerías con la razón social Stefano Cannella y bares que, en realidad, funcionaban como pantallas para permitir el cambio de moneda extranjera. Existían sospechas de lavado de dinero, evasión fiscal, contrabando, comercio de estupefacientes y hasta mercado negro de oro y por eso se desarrollaron 22 medidas, según detalla el sol diario.


Dino Rossignoli está en calidad de detenido y fue alojado en dependencias judiciales. El funcionario nacional quedó a disposición del juzgado federal Nº 3 a cargo del Dr Marcelo Garnica.


La policía Federal tiene sus oficinas en calle Perú en el centro mendocino. Se investiga porqué sus integrantes no se comprometieron con causas contundentes de lavado de activos en pleno centro y a la luz del día. Algunos comerciantes declararon que “los federales les pedían coimas a cambio de no secuestrarles mercadería”.


El 28 de agosto del 2012, el Tribunal Oral Federal Nº1 condenó a cinco policías federales a penas de entre 4 y 6 años de cárcel. Otros seis efectivos, entre ellos los máximos jefes, terminaron absueltos.


La policía Federal tiene sus oficinas en calle Perú en el centro mendocino. Se investiga porqué sus integrantes no se comprometen con causas contundentes de lavado de activos en pleno centro y a la luz del día. Algunos comerciantes declararon que “los federales les pedían coimas a cambio de no secuestrarles mercadería”.