Desde España, Macri insistió en cuestionar medidas sanitarias para frenar la segunda ola

Mientras el país bate récords de vacunación contra el coronavirus, el ex presidente insiste en una posición que comparte con mandatarios como Bolsonaro.


El expresidente Mauricio Macri insistió hoy, desde España, en cuestionar las medidas adoptadas por el Gobierno nacional para mitigar el impacto de la segunda ola de coronavirus y, distanciado del cierre de listas que se negocia en Juntos por el Cambio de cara a las PASO, sostuvo que la coalición opositora "volverá al gobierno en 2023".


Así lo afirmó desde Madrid, adonde viajó a presentar su libro "Primer Tiempo", al exponer hoy durante el cierre de los cursos del verano boreal del Partido Popular Europeo (PPE).


Macri compartió alocución con el secretario general del Partido Popular, Pablo Casado, con quien cerró los debates que durante tres días abordaron temas de empleo, sistema fiscal, turismo y tecnología (entre otros), y en los que expusieron varios exministros del PP y empresarios españoles como oradores.


En ese marco, el expresidente volvió a cuestionar lo que definió como una "cuarentena eterna, encerrando a la gente mas allá de cualquier pronóstico razonable de salud mental", mientras el país alcanzó ayer los 4.593.763 de casos confirmados y 97.439 muertes totales desde el inicio de la pandemia.


Semanas atrás, en una entrevista con un diario de Mendoza, el expresidente había considerado al coronavirus como una "gripe, un poco más grave" y añadió que "nunca" creyó que fuera "algo" por lo que "uno tiene que estar sin dormir".


Por esas declaraciones Macri luego debió salir a pedir disculpas, tras múltiples críticas que recibió por sus dichos, especialmente provenientes de expertos y sanitaristas.


En sus nuevos cuestionamientos al Gobierno nacional por su política sanitaria para enfrentar la pandemia y por las medidas de restricción dispuestas para evitar la propagación del virus, Macri dijo hoy que "ninguna pandemia justifica avasallar las libertades de la gente, violar la Constitución del país, que es la ley madre" y agregó: "El Estado en una emergencia tiene que saber reaccionar, pero siempre confiando en el ciudadano y no atropellándolo".


En clave electoral, Macri sostuvo que "no hay '23 sin '21" y consideró que las próximas elecciones legislativas del 14 de noviembre "definen hacia dónde va nuestro país".


"Con Juntos por el Cambio, la coalición que integra mi partido, va a volver al gobierno en el 23 y va a emprender este camino de crecimiento", sostuvo Macri desde el continente europeo, mientras en el país la coalición opositora mantiene febriles negociaciones a dos semanas para el cierre de listas de cara a las PASO del 12 de septiembre.


Por otro lado, dijo que es "pesimista en el corto plazo porque en la Argentina se está sufriendo mucho y vamos a seguir sufriendo un tiempo más, pero optimista a largo plazo porque es una maduración, un aprendizaje profundo".


"Creen que aumentar impuestos va a funcionar eternamente pero hoy en un mundo globalizado, más que nunca, no solo migra el capital, migran las personas", dijo y, en ese sentido, aseveró que "el éxodo que ha habido lamentablemente en la Argentina en este último año y medio no se ha visto nunca en esta historia".


"No hay futuro si no hay empleo, que es lo que dignifica a las personas. No hay empleo si no hay inversión, y no hay inversión si no hay confianza", finalizó el exmandatario en su discurso.