Guardiacárcel obsesionada fue descubierta teniendo sexo con preso

Sus superiores descubrieron que la oficial se agujereaba el pantalón para tener relaciones con un convicto. Ahora, deberá cumplir dos años tras las rejas.


Los Oficiales Superiores de la prisión de Durham, Inglaterra, descubrieron la obsesión que tenía una guardiacárcel con uno de los convictos de la prisión. Se agujereaba el pantalón para tener sexo rápidamente y no ser descubierta.


Se trata de la oficial Stephanie Smithwhite quien se enamoró perdidamente del detenido Curtis "Cocky" Warren y hasta se tatuó nombre. También hallaron cartas de amor relatándole sus fantasías sexuales.

Además, Smithwhite le enviaba fotos desnuda con diferentes disfrazes para motivarlo. Según se supo, tuvieron sexo en la cocina de la prisión, en la celda y en el cuarto de lavados.


Warren cumple con una condena por trafico de drogas de 13 años. La relación se consumó en el 2018.



Todo se descubrió cuando la mujer le dejó una carta de amor y otro oficial se percató de ello. Al intentar sacársela decidió comérsela. Luego, revisaron las cámaras de seguridad y constataron las sospechas.


Ahora, la guardiacárcel deberá cumlir una pena de dos años tras declararse culpable por mala conducta, haber tenído sexo con un prisionero y por haberle dado un celular a Warren.


El juez Jonathan Carroll cree que el prisionero usó a Smithwhite para entrar drogas a la prisión.

Paga tus impuestos

Tiempos del Sur es elegir informarte.

Noticias más relevantes de la Provincia de Buenos Aires.

Contacto: TiemposDelSurContacto@gmail.com