De Mendiguren: “Ya se están aflojando” las restricciones a las importaciones

Parte de ello sucede porque pasó el "pico de falta de dólares" de julio y agosto, debido a los gastos en energía, y "también porque había mucha gente que compraba dólares baratos y se sobrestockeaba por las dudas al haber una presión devaluatoria”, señló el secretario de Industria.


El secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, afirmó este martes que desde este mes “ya se están aflojando un poco” las restricciones a las importaciones en un esquema “sector por sector”, al reducirse la salida de divisas en energía, y reiteró que las liquidaciones en septiembre por el “dólar soja” podrían superar los US$ 5.000 millones estimados inicialmente.


“El pico de falta de dólares fue en pleno julio y agosto porque los gastos en energía son terribles, y también porque había mucha gente que compraba dólares baratos y se sobrestockeaba por las dudas al haber una presión devaluatoria”, indicó el funcionario este martes a la mañana en diálogo con FM Urbana Play.


La liberación de dichas restricciones “se está haciendo de forma muy concreta y sector por sector”, detalló.


“Se están haciendo reuniones, se ven las necesidades básicas y la Secretaría de Comercio y el Banco Central (BCRA) les van dando un panorama de lo que tienen hacia adelante porque eso es lo que pedían: previsibilidad”, agregó.


El próximo 30 de septiembre vencerá la Comunicación A 7532 del Banco Central (BCRA), que extendió el sistema de financiación de importaciones a las realizadas bajo Licencia No Automática.


La medida, que exceptúa a las pequeñas y medianas empresas y que fue implementada a fines de junio, fue para dar tiempo a la normalización del comercio exterior, según había precisado la entidad monetaria en un comunicado en ese entonces.


Por su parte, respecto de la aplicación de un tipo de cambio de $200 por dólar para las exportaciones de soja, de Mendiguren se mostró seguro de que la liquidación alcanzará la estimación inicial de US$ 5.000 millones.


“Antes de que estuviera la conferencia de prensa de Sergio Massa, tuvimos una reunión con empresas, entidades y bolsas de cereales; y la manifestación de ellos es que se esperaban eso e incluso uno dijo que esos US$ 5.000 millones iban a ser el piso y que iba a haber una ´avalancha de liquidaciones”, detalló el secretario.


Tras lo cual, añadió que el Gobierno tiene “la esperanza de que así sea porque creo que tienen una muy buena oportunidad”.


Asimismo, subrayó que, a comparación del anterior esquema de venta que permitía comprar dólar ahorro con el 30% de los presos obtenidos y el 70% restante depositarlo en una cuenta vinculada con la cotización diaria del dólar, “es muy simple para el pequeño productor que no vendía todavía y tiene que vender”.


Mesa de Enlace

Por otro lado, frente a los cuestionamientos de los titulares de la Mesa de Enlace quienes sostuvieron que el esquema no generaría las mismas condiciones para quienes liquidaron dólares antes de su implementación, de Mendiguren recalcó que “aquel que vendió más del 85% de su cosecha se lo considera y va a participar de los nuevos beneficios que en el futuro se van a implementar para el sector”.


En ese sentido, el Decreto 576/2022 publicado este lunes en el Boletín Oficial y por medio del cual se formaliza el nuevo esquema cambiario, señala que los productores que efectúen ventas de soja para exportación que no sean inferiores al 85% de la producción de sus cosechas 2021-2022, pueden acceder "a los beneficios y programas que establezca la Secretaría de Agricultura” para la campaña 2022-2023.


Fondo Incremento Exportador

Por otro lado, de Mendiguren también se refirió al Fondo Incremento Exportador, que recibirá una proporción de la recaudación que se obtenga de los derechos de exportación de la soja liquidada, y que se destinará a una prestación extraordinaria de la Anses y a programas de estimulo a las economías regionales.


El funcionario evitó realizar precisiones acerca de como será la medida de la Anses, porque “se verá la magnitud (de la recaudación) y en función de ella como se distribuye”, afirmó.


“Si es importante, da un instrumento más generalizado y si no es tanto, habrá que hacerlo de forma más puntual”, indicó de Mendiguren.