Cuatro detenidos, entre ellos un tío, por el secuestro extorsivo de un niño de Mataderos

Cuatro hombres, entre ellos el presunto líder de la banda y un tío que actuó como supuesto "entregador", fueron detenidos acusados de haber cometido en agosto pasado el secuestro de un niño de 6 años del barrio porteño de Mataderos, por quien pidieron 600.000 dólares de rescate y finalmente abandonaron en una ruta de Campana, informaron hoy fuentes policiales.


Las detenciones fueron concretadas por detectives de la División Operativa Central del Departamento Antisecuestros de la Policía Federal Argentina (PFA), en el marco de una investigación judicial encabezada por el fiscal Franco Picardi y el juez Daniel Rafecas, ambos de la Justicia federal.


El magistrado ordenó siete allanamientos en la ciudad de Buenos Aires y en las localidades bonaerenses de Lomas de Zamora, Pablo Nogués, José C. Paz y La Lonja.


Durante los operativos, fueron detenidos cuatro hombres, entre los que se encuentra el supuesto líder de la banda y un tío del niño al que acusan de ser el "entregador" y que además de pertenecer a la comunidad gitana es "pastor", según confiaron las fuentes.


Además, se secuestraron una camioneta, un automóvil, una pistola, un revólver, dos netbooks, 32 teléfonos celulares y otros elementos de interés para la causa.


Durante los allanamientos, los efectivos detectaron que uno de los sospechosos, el sindicado organizador, logró huir hacia el hacia el norte del país, pero fue localizado y detenido en la provincia de Tucumán, en un operativo conjunto con personal de la División Unidad Operativa Federal Tucumán y de la División Antidrogas Tucumán.


Los detenidos argentinos y mayores de edad, junto a los elementos secuestrados, quedaron a disposición del juzgado interventor.


El hecho ocurrió el 16 de agosto pasado al mediodía en una casa de la calle Montiel, del barrio de Mataderos, donde dos falsos policías ingresaron a la casa de una familia de la comunidad gitana, redujeron a los padres y se llevaron secuestrado a su hijo de 6 años.


Los captores escaparon con el niño a bordo de un Fiat Siena gris, el cual fue hallado abandonado poco después en la calle Melo y colectora General Paz.


Poco después, la madre del niño capturado denunció haber recibido un llamado extorsivo en su celular en el que le exigieron un rescate de 600.000 dólares.


Ante esta situación intervino el personal de Antisecuestros de la PFA y el fiscal federal Picardi, que comenzaron con las diligencias de rigor en procura de rescatar al menor y contener a la familia del mismo.


Finalmente, por la tarde, el niño fue abandonado por sus captores sin que se llegara a pagar un rescate, a la vera de la ruta 9, a la altura del kilómetro 78, del partido bonaerense de Campana, donde fue hallado ileso y descalzo por un automovilista que pasaba por el lugar y llamó al 911.


Al ser auxiliado por personal policial, el niño recordó que unos ladrones habían entrado a su casa, que habían amordazado a sus padres y se lo habían llevado.