Correa denuncia un "golpe" en Ecuador y su candidato, Arauz, pide respetar el balotaje

Arauz exigió al "Tribunal Contencioso Electoral que actúe de forma expedita y proceda a aplicar la ley con las sanciones del caso ante esta intromisión e interferencia.


A poco de conocerse los resultados de las presidenciales en Ecuador, el expresidente Rafael Correa denunció un "golpe de Estado" por el pedido de la Fiscalía General de retirar las computadoras del Consejo Nacional Electoral para hacer "una pericia", lo que su candidato y ganador de la primera vuelta, Andrés Arauz, calificó como "una grosera violación de la ley" para dilatar el balotaje.


"Atención Latinoamérica y mundo: Ecuador sufre nuevamente golpe de estado. Fiscalía intenta llevarse computadoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) para que no se proclamen resultados e impedir la segunda vuelta. La Presidenta del CNE denuncia que le quitaron custodia policial", tuiteó el exmandatario.


Poco después, Arauz exigió al "Tribunal Contencioso Electoral que actúe de forma expedita y proceda a aplicar la ley con las sanciones del caso ante esta intromisión e interferencia en el proceso electoral ecuatoriano" y llamó a "la comunidad internacional a permanecer vigilante y alerta porque no se ha desactivado aún este intento de interferencia de intromisión de la Fiscalía".


En una conferencia de prensa, el candidato correísta, que ganó la primera vuelta con 3.033.753 votos (32,72%) y peleará con el empresario Guillermo Lasso el balotaje, denunció a la Fiscalía General del Estado de intentar "que se posponga o se cancele la segunda vuelta" presidencial.


"Los ecuatorianos no aguantamos más este Gobierno y no vamos a aceptar que se extienda el mandato del señor (presidente) Lenin Moreno y la segunda vuelta electoral debe realizarse el 11 de abril sin falta. No queremos que el señor Lenin Moreno siga en el Gobierno después del 24 de mayo. Ese día debe asumir el nuevo Gobierno democráticamente electo", afirmó el economista y exministro de 36 años, en la conferencia difundida por sus redes sociales.


Esta madrugada y tras dos semanas de alta tensión por denuncias de fraude y operaciones mediáticas y pedidos infructuosos de recuentos, el CNE proclamó los resultados oficiales de las elecciones presidenciales y anunció que la segunda vuelta será entre el candidato de la coalición correísta Unión por la Esperanza (UNES) y la alianza entre el partido de Lasso CREO y el Partido Social Cristiano del exintendente Jaime Nebot.


"El Consejo Nacional Electoral ratifica la transparencia del proceso de elecciones generales 2021 y hace un reconocimiento público a la ciudadanía por su activa participación en la jornada de votación", afirmó el ente electoral responsable de todo el proceso en un comunicado publicado en sus redes sociales.


En su anuncio, el pleno del CNE también rechazó formalmente el pedido de recuento hecho por el dirigente del partido indígena Pachakutik y candidato que quedó tercero muy cerca de Lasso, Yaku Pérez, lo que seguramente significará que ahora se abre un período de impugnaciones ante la Justicia electoral, según dicta la ley local y apoyó tanto Arauz como Lasso.


Pérez, quien denunció varios intentos de fraude electoral "de la derecha" en los últimos días, había pedido un recuento del 100% de las actas de Guayas, la provincia costera donde se encuentra Guayaquil, el corazón económico del país, y el 50% de otras 16 provincias.


Tras un acuerdo con Lasso, éste había presentado un pedido similar, aunque en vez del 50% de 16 provincias, solo lo pidió en 6.


El CNE también votó en contra de este pedido -al igual de otros de otros partidos minoritarios- y solo aceptó un pedido de revisión de apenas 26 actas en Guayas y Los Rios hecho por el partido indígena Pachakutik.


Pero lejos de reducir la tensión electoral y los temores de una crisis poselectoral, este anuncio se vio opacado por otro de la Fiscalía General del Estado.


En un comunicado difundido en sus redes, la institución ordenó la "recolección del contenido digital de la base de datos que administra el sistema informático electoral" con el objetivo de "preservar la base de datos que administra el sistema informático electoral con corte a la fecha" y "generar un reporte a nivel de base de datos de los registros de las actas con inconsistencias de la Junta Provincial Electoral de Guayas".


Según denunció Arauz, si el material informático es retirado del CNE y "pasa a ser custodiado por la Policía, esto podría impedir la segunda vuelta presidencial".


"Si quieren hacer una revisión de la información, no hay por qué retirar el material informático del CNE. El CNE compartió con todos y en detalle el conteo no solo a través de su página web, sino también en plataformas dedicadas a las fuerzas políticas", aseguró el ganador de la primera vuelta presidencia.


Y no fue el único en cuestionar la decisión de la Fiscalía.


Lasso también consideró al pedido de la Fiscalía como un "hecho que debería alarmar a todos quienes defienden la democracia en Ecuador" y advirtió: "No es momento de temores, de defender a personas o intereses particulares."


En medio de este clima de incertidumbre y denuncias, Arauz hizo otro pedido concreto para evitar una potencial crisis electoral.


"Nos sorprende que, a pesar de que han transcurrido 14 días desde las elecciones generales, la misión de observación de la OEA aún no publica su informe preliminar, lo que tradicionalmente suele ocurrir tres o cuatro días después de los comicios", advirtió para luego reclamar: "Queremos exigir que la misión de observación se pronuncie inmediatamente y publique su informe preliminar para que en ecuador haya paz social y no se generen dudas en estos momentos."