top of page

Cerati infinito: Se cumplen 64 del nacimiento del músico

Gustavo Cerati consiguió reconocimiento internacional por liderar Soda Stereo y que, tras la separación de la banda, continuó con una destacada carrera solista. El sábado 20, el Centro Cultural Kirchner lo recuerda con un concierto a cargo de Lisandro Aristimuño, quien junto a otros intérpretes, recreará el disco Bocanada.



Gustavo Cerati nació el 11 de agosto de 1959 en la Ciudad de Buenos Aires. Hijo de Lilian Clarke y Juan José Cerati, a los nueve años empezó a estudiar guitarra y, a los doce, formó su primera banda, con la que se presentó en fiestas particulares y actos escolares.


Para 1980 tocaba casi todas las noches en el cabaret El arca de Noé, en el barrio porteño de Parque Centenario, donde se presentaba con el grupo Savage, en el que cantaban dos chicas inglesas. Savage hacía covers e improvisaba canciones lentas y bailables, y se presentaba en cabarets y en fiestas privadas. Cerati componía y, en paralelo, integraba el grupo Triciclo. Cuando empezó la guerra de Malvinas, las inglesas regresaron a su país.


Ay, nena, ¿cómo vas a hacer?, un tema de Triciclo, se pasaba a menudo por El tren fantasma, el programa de Daniel Morano que iba por Radio Rivadavia. Era la audición favorita de Gustavo, su escuela musical desde el servicio militar, cuando la escuchaba en una radio portátil durante las interminables noches de guardia”, cuentan Laura Ramos y Cynthia Lejbowicz en el ya emblemático libro Corazones en llamas. Historias del rock argentino en los 80.



En 1979 , Cerati había conocido a Héctor “Zeta” Bosio en la Universidad del Salvador (USAL) –donde ambos estudiaban Publicidad–, con quien, tres años más tarde, formaría Soda Stereo tras sumar a Charly Alberti en la batería. Antes de conformarse como trío probaron distintas formaciones por la que pasaron Richard Coleman, Daniel Melero y Andrés Calamaro, entre otros músicos.


Con esos raros peinados nuevos, un maquillaje singular y vestuario estrafalario, los Soda Stereo irrumpieron en el circuito under de los ochenta actuando en locales emblemáticos de la época como el Café Einsten y el Stud Free Pub, donde tocaban bandas como Sumo y Los Twist. Tal fue su repercusión, que en 1984 la banda sacó su primer disco homónimo editado por Sony Music con la producción artística de Federico Moura, líder del legendario Virus, que presentó en vivo a finales de ese mismo año en el Teatro Astros. Luego le siguió su segundo disco Nada Personal (1985), que tuvo su presentación oficial en el Estadio Obras, con cuatro conciertos que reunieron a 16.000 personas, alcanzando al poco tiempo un récord de ventas que fue premiado con un disco de oro y otro de platino.


“Empleado en un laboratorio de bioquímica, (...) Cerati empezó a pensar que ya no iba a seguir estudiando: la música, lo que más le importaba, comenzaba a ocupar mucho tiempo en su vida. Para entonces el trío, las novias y los amigos salían en grupo y uno de los programas favoritos consistía en ir a bailar a Fire, una discoteca de moda donde sonaron por primera vez los temas de Soda Stereo”, continúan la historia Ramos y Lejbowicz en Corazones en llamas.


Luego de la publicación de su tercer disco Signos (1986), en el que participaron Fabián Von Quintiero, Richard Coleman y Celsa Mel Gowland, la banda hizo una gira por las principales ciudades de Latinoamérica, lo que luego le abriría las puertas del mercado latinoamericano al rock nacional. Tal fue la aceptación de Soda Stereo, que en 1987 el grupo realizó un tour por Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela, Costa Rica y México: dio 22 conciertos en 17 ciudades frente a casi 150.000 personas. La gira fue registrada en el disco en vivo Ruido Blanco (1987). Al año siguiente la banda grabó el disco Doble Vida en Nueva York con la producción artística de Carlos Alomar, que trabajó con estrellas como David Bowie, Mick Jagger, Iggy Pop y Paul Mc Cartney, entre otros. La placa fue presentada en una discoteca de la mencionada ciudad, como así también en México y Colombia, además del concierto en el Estadio Obras al que asistieron 25.000 personas y posteriormente en el evento multitudinario en el “Festival Tres Días por la Democracia” frente a 150.000 espectadores.


A principios de 1990, la banda se presentó por primera vez en un estadio de fútbol de Argentina, fue en en Vélez Sarsfield con el dúo inglés Tears For Fears ante 32.000 personas. Ese mismo año, el grupo grabó Canción Animal (1990) con el aporte conceptual de Daniel Melero y la participación de Andrea Álvarez y Tweety González, que significó la apertura al mercado español con sus posteriores shows en las ciudades de Sevilla, Madrid, Barcelona y Valencia. La Gira animal fue maratónica, incluyó treinta ciudades de Argentina, entre ellas algunas donde nunca antes se había presentado una banda importante. El punto más alto de la gira fue su regreso al estadio de Vélez Sarsfield ante 40.000 personas.


En 1992 Gustavo Cerati editó Colores Santos junto a Daniel Melero, con la participación de Flavio Etcheto y Carola Bony. Además de grabar Dynamo (1992) con Soda Stereo, que fue presentado durante seis días en el Estadio Obras.


En enero de 1993 el grupo emprendió su sexto tour latinoamericano; visitó México, Chile, Paraguay y Venezuela. Y, a finales de ese mismo año, se editó Zona de promesas (1993), un compilado de temas clásicos de la banda con un bonus trak de una canción inédita que le dio título al álbum. Un año después, Gustavo Cerati lanza su primer disco solista, Amor Amarillo (1993), que fue grabado en Chile y Buenos Aires con la participación de Zeta Bosio. En 1995 el grupo regresó a escena con la edición de Sueño Stereo (1995) que se presentó en el teatro Gran Rex y en un recital gratuito para el festejo del 113° aniversario de la ciudad de La Plata que reunió a 200.000 almas.


Durante un descanso de la banda, Gustavo Cerati armó un proyecto electrónico denominado Plan V junto a los músicos chilenos Andrés Bucci, Guillermo Ugarte y Christian Powditch con los que grabó los discos Plan V (1996) y Plan Black V Dog (1998). Sin embargo, el 1° de mayo de 1997 Soda Stero confirma los rumores de su separación mediante un comunicado de prensa. Para despedirse, la banda organizó una gira por México, Venezuela, y Chile, y el histórico concierto del 20 de septiembre en el Estadio de River Plate ante más de 70.000 que Gustavo Cerati cerró con la apoteótica frase que aun sigue resonando: “¡Gracias totales!”. El show fue inmortalizado en un disco doble titulado El ultimo concierto A y B (1997).


Desde entonces Gustavo Cerati desarrolló su etapa como solista grabando los discos Bocanada (1999), Siempre es hoy (2002), Ahí vamos (2006) y Fuerza natural (2009).


En 2001 había grabado 11 Episodios Sinfónicos, un álbum en vivo acompañado por una orquesta de 43 músicos. En 2007, Cerati interrumpió su trabajo como solista para participar con Soda Stero de la gira Me verás volver, que llevó al grupo a dar 22 conciertos en nueve países (Argentina, Chile, Ecuador, México, Estados Unidos, Colombia, Panamá, Venezuela y Perú) y el disco en vivo que fue editado en 2008.


Mientras daba un concierto en Caracas, Venezuela, Gustavo Cerati sufrió un ACV en la madrugada del domingo 16 de mayo de 2010 y luego de ser trasladado a nuestro país permaneció internado hasta su fallecimiento el 4 de septiembre de 2014.


El legado del músico es tan importante, que el año pasado Argentina le donó a Costa Rica una escultura de Gustavo Cerati por las celebraciones de los 200 años de la independencia del país centroamericano. Es una escultura hiperrealista de cuerpo entero del músico realizada por el artista Martín Di Girolamo.


El sábado 20 a las 20 h en el Auditorio Nacional del Centro Cultural Kirchner, Lisandro Aristimuño en dirección, guitarras y voz, recrea Bocanada, el notable disco solista de Gustavo Cerati de 1999. El cantante se presenta junto a Mariano Domínguez en bajo, Fernando Kabusacki en guitarra, Juan Pablo Alfieri en batería, Ariel Polenta en teclados, Rocío Aristimuño en percusión y An Espil en coros. Invitadxs especiales: Tweety González, Nora Lezano y Fernando Nalé.



La actividad forma parte del ciclo de conciertos Discos Esenciales 1983-2023, dedicado a recrear los discos fundamentales del período, que el Centro Cultural Kirchner lleva adelante como parte de las actividades por los 40 años de la recuperación de la democracia.


Así, el grupo recorrerá de punta a punta el segundo disco solista de Cerati tras la separación de Soda Stereo, que el propio Gustavo consideraba como su “primer paso serio en una carrera solista”. Entre el rock, la electrónica y la psicodelia, y con links a Focus, The Spencer Davis Group, Moby y la Electric Light Orchestra, Bocanada es una obra maestra integrada por quince canciones: “Tabú”, “Engaña”, “Bocanada”, “Puente”, “Río Babel”, “Beautiful”, “Perdonar es divino”, “Verbo carne”, “Raíz”, “Y si el humo está en foco...”, “Paseo inmoral”, “Aquí & ahora (Los primeros tres minutos)”, “Aquí & ahora (Y después)”, “Alma” y “Balsa”.



La actividad requiere reserva de entradas. El Centro Cultural Kirchner ofrece una modalidad mixta de reserva de entradas al público: virtual y presencial. Esto significa que, por un lado, se puede gestionar reserva previa en la web a partir del viernes 18 de agosto, a las 12 h, y por el otro, que habrá un cupo de localidades que se entregarán de modo presencial el mismo día de la actividad, desde las 14 h, en la boletería del Centro Cultural Kirchner. Estas entradas se habilitan hasta agotar la capacidad de la sala.


Por consultas sobre entradas e ingresos, escribir a: atencionpublico.cck@cultura.gob.ar.


Fuentes: Página oficial de Gustavo Cerati y “Corazones en llamas. Historias del rock argentino en los 80” (nueva edición), de Laura Ramos y Cynthia Lejbowicz. Aguilar. Buenos Aires. 2016.

Foto de apertura: Gustavo Cerati, vestido de “príncipe”, por el diseñador Pablo Ramírez, para su concierto sinfónico de agosto de 2001, en el Teatro Avenida. Fuente: Página oficial de Gustavo Cerati.

Comments


bottom of page