Brutal ataque a piedrazos a colectivero de la línea 57: los testimonios de sus compañeros

El trabajador viajaba junto a otro chofer cuando fueron apedreados desde un puente. "Está peleando por su vida", dijo uno de sus colegas. Conmoción en Luján.


Este jueves por la madrugada un chofer de la línea 57 sufrió una brutal agresión. El conductor, identificado como Daniel Córdoba (53), recibió un piedrazo en la cabeza cuando acompañaba en una unidad a otro colectivero. El proyectil, lanzado junto a otros desde un puente cercano a la ciudad bonarense de Luján, traspasó el parabrisas y lo impactó, provocándole una lesión tal que quedó casi todo su cuerpo cubierto de sangre.


Según informó Crónica, ocurrió cerca de las 6, cuando el colectivo circulaba por el Acceso Oeste, en dirección a la terminal, donde Córdoba y su compañero iban a tomar servicio.


El ataque se produjo entre los puentes Libertad y Beschtedt. La víctima no manejaba, sino que se trasladaba sentada en una unidad al mando de otro chofer y en sentido a la ciudad de Luján.


Córdoba fue trasladado de urgencia al hospital de Luján, donde constataron que el piedrazo le provocó un hundimiento de cráneo. Luego sufrió dos paros cardíacos. Cuando los médicos lograron estabilizarlo como para derivarlo, fue llevado al Sanatorio Finochietto, de la Ciudad de Buenos Aires, donde quedó internado con pronóstico reservado.


Los estremecedores testimonios de sus compañeros

Los compañeros del hombre de 53 años bloqueron el tránsito en el acceso a Luján y realizaron un paro para exigir medidas de seguridad y justicia por Córdoba. Hasta este viernes, no había detenidos por el ataque.


Choferes de la línea 57 hicieron un reclamo por seguridad (Gentileza LujanHoy.com.ar).

“No es la primera vez que sucede algo así: esto se repite dos o tres veces por semana. Ahora fue un compañero, pero podría haber sido un pasajero”, se quejó Rubén Lobo, uno de los delegados de la línea 57, a cargo de la empresa Atlántida.


Además, el trabajador reclamó que haya más presencia policial y seguridad vial. “No es vandalismo, es falta de seguridad. Necesitamos que se tomen medidas para que esto no se repita. Nuestro compañero está peleando su vida”, dijo acongojado en declaraciones a la prensa.


Por último, a raíz del ataque brutal en Luján, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) emitió un comunicado de prensa titulado “Maldita inseguridad”.


El sindicato, en ese parte, definió al ataque como “un episodio de violencia incomprensible”. Además, se solidarizó con el chofer herido y recordó que viene denunciando estos actos vandálicos contra los colectivos.


"La Unión Tranviarios Automotor había denunciado ante las autoridades situaciones similares que venían poniendo en riesgo la seguridad de nuestros compañeros y de los pasajeros", finalizó.