Bolsonaro se afilia al partido del vicepresidente de Lula en busca de su reelección

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se afilió hoy al Partido Liberal (PL), de derecha, la novena fuerza a la que adhiere en su vida política y que ya formó parte de la base de apoyo desde 1995 de los gobiernos de Fernando Henrique Cardoso, Luiz Inácio Lula da Silva, Dilma Rousseff y Michel Temer.


Bolsonaro intentará su reelección en octubre de 2022 con el Partido Liberal para enfrentar supuestamente al expresidente Lula, del Partido de los Trabajadores (PT) y líder de las encuestas, y a su exministro y exjuez Sérgio Moro, del Partido Podemos.


"Hemos logrado sacarle Brasil a la izquierda, queremos conducir el destino de nuestra nación", dijo Bolsonaro, quien sostuvo que con su afiliación "se confirma la creencia en Dios, Patria y Familia".


El presidente, que fue calificado como "mito" por parte de los manifestantes presentes en el acto, prometió trabajar para realizar alianzas en todo el país de cara a su reelección.


El PL forma parte del llamado Centrao, un bloque de partidos que son oficialistas a cambio de cargos e intercambios con el Poder Ejecutivo.


Bolsonaro llegó al PL dos años después de haber salido del Partido Social Liberal (PSL), con el que se eligió en 2018 y después de que fracasara su intento de fundar su propio grupo llamado Alianza por Brasil.


La ceremonia de afiliación del presidente ocurrió en un hotel de Brasilia y en el Día del Evangélico, como una forma de dar una señal hacia ese electorado, clave en el bolsonarismo pero que está mudando su voto hacia Lula, según las encuestas.


Bolsonaro estuvo al lado del presidente del PL, Valdemar Costa Neto, condenado por lavado de dinero en el Mensalao, el escándalo de distribución de dinero ilegal de campañas que tuvo como eje al PT en el primer gobierno de Lula.


El PL siempre fue oficialista como gran parte del Centrao.


Formaba parte del PL el vicepresidente de Lula, el empresario textil José Alencar.


Ese acuerdo terminó siendo un escándalo que casi pone fin al gobierno de Lula en 2005 con el escándalo del Mensalao, consistente en que el PT distribuía dinero a los partidos de su base para pagarles la campaña electoral vencedora de Lula en 2003.


El caso provocó la caída de José Dirceu, jefe de gabinete del exmandatario, luego condenado junto con Costa Neto.


Al mismo tiempo el exministro Moro, precandidato del derechista Podemos, intentó hoy detonar la afiliación de Bolsonaro al lanzar un libro en el que revela las presiones del presidente para cambiar a la cúpula de la Policía Federal.


Moro condenó a prisión a Lula en la operación Lava Jato y lo sacó de la carrera electoral de 2018, tras lo cual se sumó como ministro de Justicia de Bolsonaro.


En marzo el trabajo de Moro fue anulado por parcialidad y lawfare contra Lula de acuerdo a la decisión de la mayoría del Supremo Tribunal Federal.


Moro marcha tercero en las encuestas y fue llamado "traidor" por parte del senador Flavio Bolsonaro, otro que se afilió al PL al igual que los ministros de Trabajo y de Desarrollo Regional, Onyx Lorenzoni y Rogerio Marinho, respectivamente, .


Bolsonaro reconoció que el nuevo partido forma parte de los cambios de su vida: "Yo antes estaba en contra de las privatizaciones, pero el ministro de Economía Paulo Guedes me mostró esa luz para cambiar".


El mandatario hizo hincapié en que el próximo presidente tendrá en 2023 que nombrar a dos jueces del Supremo Tribunal Federal e insistió en que enviará al Congreso un proyecto para eliminar áreas de protección ambiental y convertirlas en centros de turismo internacional, como Angra dos Reis, en la costa sur de Río de Janeiro.