Audio desesperante: así pidieron una ambulancia los dos turistas hallados muertos en un hotel

Se trata del llamado al 911 que efectuó Valentino González Tovar antes de ser encontrado muerto junto a Irma del Carmen Tovar, su madre. Las autoridades provinciales suspendieron al operador por mal desempeño.


A casi dos semanas del hallazgo de dos turistas muertos en una habitación del hotel Reina Victoria, en la ciudad de Mendoza, ahora se conoció el audio del llamado al 911 que hizo Valentino González Trovar, una de las víctimas, para pedir una ambulancia que los atendiera con urgencia a él, su madre y su sobrino de 6 años.


Tovar, brasileño de 23 años, se comunicó con el teléfono de emergencias a raíz del preocupante cuadro de salud que presentaban su madre, la venezolana Carmen Tovar Nacuare, y el menor que viajaba con ellos.



Según se desprende de la conversación, el joven fue atendido inicialmente por una operadora que le consultó por el estado de situación en el lugar, a lo que él le comentó que su madre estaba “vomitando” y su sobrino “convulsionando”.


Luego fue derivado con un médico de emergencias, a quien Tovar le solicitó el envío de una ambulancia “a San Juan 1127″. El profesional indagó más aún y preguntó para quién era la atención médica, a lo que el venezolano contestó: “Los dos están mal. A mi sobrinito le dimos un té para la gripe, y eso le cayó mal. Está convulsionando, grita...”.


De primer momento, el médico de turno descartó que sean convulsiones porque, según su testimonio, “si fueran convulsiones, no grita la persona”.


“Ahora las manos y la boca las tiene dobladas, grita...”, comentó Tovar sobre el estado de salud de su sobrino, pero el médico concluyó que algo “le cayó mal a la señora y al niño”.


En medio de los gritos y quejas de Nacuare y el menor debido a los dolores que estaban padeciendo, Tovar continuaba el contacto con el médico de emergencias, quien en lugar de enviar la asistencia médica de inmediato comenzó a preguntar por la obra social de la señora. Y la ambulancia nunca fue enviada, porque el operador derivó a los pacientes a centros de salud cercanos al hotel donde residían los turistas.


“Bueno, habría que arrimarla a la señora hasta la guardia del Hospital Central que están cerquita, y al niño hasta el hospital Notti señor”, le explicó el médico a Tovar, quien incrédulo consultó: ¿¡Dos hospitales diferentes!?”. Acto seguido, el trabajador de la salud le explicó que “uno es pediátrico -el Notti- y otro es de adultos -el Central”.


El fragmento del audio se corta cuando el turista venezolano le pide un momento al operador para tomar nota de las direcciones de ambos hospitales. Finalmente, el desenlace sería trágico.


Tanto Tovar como su madre fueron encontrados muertos el domingo 9 de enero por la tarde dentro del departamento donde se hospedaban, mientras que el menor logró sobrevivir y fue derivado con urgencia al hospital Humberto Notti.


A pesar de que en un principio se sospechaba de una intoxicación con alimentos como posible causante de las muertes, el informe forense de las autopsias realizadas a los cuerpos de Tovar y Nacuare arrojó elevados valores de monóxido de carbono.


Como consecuencia de ello, personal de Policía Científica y de la empresa ECOGAS llevó a cabo un allanamiento en el departamento donde se encontraron los cuerpos, y se detectó una pérdida en el anafe y la utilización de un calefón tipo caldera sin las ventilaciones reglamentarias según informó el Ministerio Público Fiscal de la provincia. Por este motivo la empresa procedió a la clausura de la conexión que presentaba el desperfecto.


Según informa el Diario UNO de Mendoza, el Gobierno admitió que desde el Sercvicio de Emergencias Coordinado (SEC) se constató que la llamada fue derivada a un operador que, motivo de su mal desempeño, fue suspendido y le iniciaron un sumario administrativo. En simultáneo, el Ministerio lo denunció penalmente por “presuntas irregularidades en el desempeño de su labor”


Las últimas informaciones sobre la salud del menor indicaban que estaba fuera de peligro y permanecía internado en el hospital Notti, aunque luego cursó un cuadro de coronavirus pero sin mayores complicaciones.