“Andate de acá porque te voy a romper a cabeza”: la amenaza del tío de la novia de Sabag Montiel

El hombre, que vive en el domicilio que Brenda Uliarte le informó a la Policía tras ser detenida, reaccionó con violencia tras la visita de este medio

Brenda Uliarte se subió al tren San Martín ayer, cerca de las 21, en la estación San Miguel. La novia de Fernando Sabag Montiel, el hombre que intentó asesinar a Cristina Kirchner, tomó su teléfono y llamó a un familiar para contarle a dónde iba. Pero esa charla estaba siendo escuchada por más personas. El teléfono de la mujer de 23 años, estaba intervenido desde el viernes. Cuando se bajó en la estación Palermo fue detenida por la Unidad de Investigaciones Antiterroristas de la Policía Federal.


La justicia cree que la mujer mintió al decir que hacía días que no tenía contacto con Sabag Montiel. Cámaras de seguridad de la zona la muestran en la noche del jueves en las inmediaciones de la casa de la vicepresidenta, junto al agresor. ¿Por qué mintió y no contó que esa noche también estuvo? ¿Fue parte de la organización del intento de asesinato?. Algunas de las preguntas que la justicia intenta dilucidar, a la espera de la declaración indagatoria de la mujer.


Anoche, mientras dos oficiales le ponían las esposas, la joven alcanzó a informar una dirección de su domicilio. Dijo que vivía en San Miguel. Infobae fue hasta el barrio: este periodista y su compañero fotógrafo fueron amenazados por un familiar de Brenda, informó Infobae.


“Cada tanto me patina a mí, así que váyanse de acá porque salgo y les rompo la cabeza”, gritó un hombre que aseguró ser tío de Brenda Uliarte.


La casa en cuestión está ubicada a escasos 30 metros de uno de los pasos a nivel de las vías del San Martín. Se trata de una construcción precaria pintada de color verde agua, tipo PH, con un quiosco en el frente, un pasillo a la derecha y una casa en el fondo.


“Brenda vive en la de acá atrás. Tienen que caminar por el pasillo y tocar la puerta. Yo no puedo decirle más nada”, dijo la mujer que atendía el quiosco donde, además de golosinas y gaseosas, se venden garrafas.


Luego de tocar la puerta y esperar algunos segundos, se hizo presente un hombre robusto con barba de algunas semanas. “¿Qué carajo quieren acá? Yo soy el tío de Brenda. La que va a decir si es culpable o no va a ser la Justicia”, fue la recepción ante la consulta periodística.


La conversación duró pocos minutos. “Los medios son unos morbosos. Ella no necesita que yo la defienda. No me voy a prestar a su circo de mierda. ¿Quién carajo te pensás que sos para venir hasta acá?”, siguió el hombre.


“Brenda dio a la policía esta dirección. Queríamos solamente hablar con algún familiar de ella. Nada más”, fue la respuesta de este medio. Antes de volver a responder, el tío de Uliarte se tomó unos segundos para quitarse un suéter bordó y mostrar que debajo tenía una camiseta musculosa con el escudo de River, el número 14 en su frente y la inscripción “LBDT”.


Es la misma casaca que suelen usar los Borrachos de Talón, la barra brava del club de Núñez.



“Te estoy diciendo que te vayas de acá. Mirá que a mí cada tanto me patina el moño y voy a salir de acá y les voy a romper la cabeza, manga de forros”, fue lo último que dijo.


El barrio donde está la casa de los Uliarte es silencioso y tranquilo. Una calma que es quebrada, de a ratos, cuando se escucha el maquinar de las formaciones del San Martin que van y viene. La estación más cercana es la de San Miguel, a unas pocas cuadras. Allí abordó el tren Brenda anoche, antes de ser detenida. No se sabe aún cuál era su destino.


El resto de los vecinos de la detenida prefieren guardar silencio. Todos coinciden en decir que la chica no vivía en esa casa de manera permanente pero que, “cada tanto”, se la podía ver por el barrio. “Es una chica que a veces está y otras no. Los tíos sí viven de forma permanente. A Sabag Montiel no lo vimos nunca por acá. No tenemos idea de él. Tenemos miedo porque no tenemos nada que ver con todo esto”, señaló un vecino que vive en la esquina de esa misma cuadra.


La Policía Federal, por lo pronto, no tiene órdenes de allanarla. Saben que no tenía domicilio fijo, que la joven iba y venía.

En cuanto a la investigación, a pesar del secreto de sumario dictado por la jueza María Eugenia Capuchetti, se conoció que Brenda Uliarte estuvo en Recoleta esa noche. La captura del video de la cámara de seguridad no es de gran calidad, pero se pueden observar los rasgos de la mujer. Aparentemente tendría la cabeza cubierta con un gorro negro, similar al que usó en la única entrevista televisiva que dio luego del ataque, al noticiero del Telefé.


Antes de ser detenida, Uliarte realizó un Instagram Live desde una de sus cuentas. Allí habló brevemente frente a una audiencia que no superaba los 30 visitantes. Aceptó ser la novia de Sabag Montiel: “A ver, yo era su pareja, pero tampoco le manejaba las redes. No éramos tóxicos, manejándonos y viendo qué hacemos”.

También realizó un pequeño comentario sobre el aspecto político de lo que sucedió: “los políticos no tienen privilegios sobre el resto de los argentinos de bien. Lo que dijo Milei, que los políticos no deberían tener más derecho que los civiles, es cierto. Estoy muy de acuerdo”.


Horas después de esta interacción virtual con sus seguidores, fue esposada.


Brenda Uliarte quedó alojada en la sede Cavia de la Policía Federal, al igual que su novio. Se espera que tanto la jueza Capuchetti como el fiscal Rívolo le tomen declaración indagatoria. Ahí tendrá la oportunidad de defenderse, y de explicar qué hacía junto a Sabag Montiel la noche del jueves cuando se produjo el intento de homicidio de Cristina Kirchner.


Se espera también el comienzo del peritaje a su teléfono, que fue incautado por la PFA.