Alberto Fernández volvió al país tras participar de la cumbre del G7 en Alemania

El mandatario argentino mantuvo reuniones bilaterales con el italiano Mario Draghi, el japonés Fumio Kishida, el indio Narendra Modi, y el británico Boris Johnson, a quien le dijo que es difícil sentarse a hablar de otros temas sin abordar la soberanía de Malvinas.


El presidente Alberto Fernández y su comitiva arribaron este martes al país tras participar en Alemania de la cumbre del G7, el foro que nuclea a las economías más poderosas del mundo y donde el jefe de Estado participó de los debates sobre los efectos de la guerra de Ucrania y la crisis alimentaria derivada del conflicto. Durante el viaje, también mantuvo reuniones bilaterales con los mandatarios que participaron en el cónclave como el primer ministro británico, Boris Johnson.


El jefe de Estado llegó al aeropuerto de Ezeiza a las 8.15 hora local en un vuelo especial de Aerolíneas Argentinas, según informaron fuentes oficiales.


Fernández mantuvo este lunes una reunión con Johnson y, si bien ambos hablaron de una potencial complementariedad económica entre ambos países, el mandatario argentino señaló que no existe posibilidad de avances mientras no comience una negociación por la soberanía de las Islas Malvinas.


En una conferencia de prensa realizada ante los medios argentinos presentes en Alemania, el jefe de Estado informó que el diálogo bilateral incluyó la temática de la guerra en Ucrania y otros temas, pero que todo intercambio era imposible sin tratar la cuestión del Atlántico Sur.


Tal como había anticipado esta agencia, la reunión bilateral había sido solicitada por el Reino Unido en el marco de la cumbre del G7 que se desarrolla en Munich, Alemania.



"Jonhson me agradeció la participación en el G7 y escuchó las particularidades de la posición argentina sobre Ucrania. Pero en un momento le dije: 'Quiero ser honesto con usted, es difícil que nos podamos sentar a hablar de otros temas sin sentarnos a hablar de Malvinas'", dijo Fernández.


Según pudo reconstruir Télam, el encuentro, que duró media hora y se concretó en el castillo bávaro Elmau (Schloss Elmau), se inició con el intercambio sobre Ucrania con posiciones bien diferentes: mientras el británico sostiene un apoyo abierto y apuesta a una victoria militar de Kiev, Fernández señaló la necesidad de establecer negociaciones entre ambos países.


Acto seguido, el líder del partido conservador comentó acerca de la potencialidad que existe en la Argentina respecto de la agricultura, el gas y los minerales.


Según pudo saber Télam, Fernández señaló el carácter verdadero de todas esas afirmaciones, pero tal como declaró después en la conferencia, le dijo que no existe posibilidad de avance de no mediar una negociación por la soberanía de Malvinas.


Primero Johnson dijo que el tema se encuentra "cerrado" hace 40 años y defendió la autodeterminación de los isleños tal como lo hace en el caso ucraniano, afirmación que mereció una respuesta del jefe de Estado argentino en el sentido de que aquello que sucedió en 1982 fue una guerra y que, sin embargo, el Comité de Descolonización de la ONU vota, año tras año, la resolución que manda a una negociación entre las partes.


Fernández dejó en claro que Malvinas no es "un tema más", sino que se siente en las calles. En ese sentido, reiteró que la Argentina está lista para retomar el diálogo de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas.


Fernández mantuvo además reuniones bilaterales con el presidente del consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi, y con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, y el premier indio, Narendra Modi,


Acompañaron al presidente en esta gira el titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa; el canciller Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; y la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti.